El cuidado inteligente de tu piel

Descubriendo mitos y realidades del skincare

  • 3 minutos de lectura

Descubriendo mitos y realidades del skincare

Hoy en día existe mucha información sobre el cuidado de la piel. La encontramos en revistas, blogs, páginas de internet, libros y, recientemente, en redes sociales en donde beauty bloggers e influencersnos enseñan sus productos favoritos, rutinas y tips para cuidar nuestra piel.

 

Esta información que hemos encontrado, en muchas ocasiones nos ha vuelto víctimas de malas experiencias con el cuidado de la piel con la promesa de dejarnos la piel “perfecta” y terminamos probando remedios que no aportan ningún beneficio. ¿Te ha pasado?

 

Entre ese y otras cosas, la información que encontramos en internet sobre el cuidado de la piel muchas veces es, nada más y nada menos, que mitos que terminan lastimándonos la piel o que simplemente no aportan un beneficio real. Por eso hoy queremos ahorrarte tiempo y malas experiencias revelando algunos mitos y realidades sobre el cuidado de la piel.

 

¿Listo para saber si has sido víctima o no de estas creencias?

 

#1: Si arde, está haciendo efecto.

Esto es un rotundo ¡no! Un producto para el cuidado de la piel jamás te debe causar ardor, irritación, comezón o cualquier otra molestia. Si un producto te está haciendo pasar un mal rato no deberías seguir utilizándolo, es por eso que debes estar muy atento a cómo reacciona tu piel cuando empiezas a integrar un producto nuevo a tu rutina y, sobre todo, conocer la formulación de los productos que usas para evitar irritaciones o alergias.

 

#2: El agua de rosas es buena para la piel.

Esto es una realidad. El agua de rosas tiene increíbles propiedades anti-inflamatorias y calmantes para la piel, a parte de que aporta luminosidad e hidratación. Es por eso que en Louré utilizamos este ingrediente en algunas de nuestras fórmulas (especialmente en el agua micelar) en lugar de agua para enriquecerlas con sus beneficios y no utilizar ingredientes de relleno.

 

#3: Una vez que encuentras tu rutina de piel, ya no la debes cambiar.

Esto es falso. Tu piel se encuentra en constante cambio, la edad, el cambio de clima, si pasamos por estrés o por situaciones hormonales, es por eso que es fundamental que siempre estés atento a lo que tu piel necesita para que puedas adaptar tu cuidado de la piel según sus necesidades a lo largo del tiempo.

 

#4 La alimentación influye en la salud de la piel.

¡Claro que si! Mientras más sana sea tu alimentación, más saludable se encontrará tu piel. Por eso es importante no abusar de alimentos procesados o altos en grasa, pues tienden a aumentar la producción de sebo e imperfecciones en la piel. Por otra parte, hay alimentos muy saludables que pueden traerle beneficios específicos a tu piel, por ejemplo en nuestra página web, debajo de cada uno de nuestros productos, enlistamos unos alimentos maximizadores de resultados para que notes mejores resultados en tu piel al combinar tu rutina con una alimentación saludable. ¿Ya sabías esto?

 

#5 Necesitas una rutina de 10 pasos para que tu cuidado de la piel funcione.

¡Falso! Uno de nuestros lemas es que menos es más, pues darle a tu piel lo necesario no significa utilizar 10 productos distintos, es por eso que es fundamental que conozcas las necesidades de tu piel y los beneficios de cada uno de los productos que utilizas, pues esto te ayudará a nutrir tu piel y notar cambios verdaderos en ella. No sirve de nada tener una rutina facial de 8 o 10 pasos si no estás dándole a tu piel lo que necesita.

 

#6 Los productos naturales son mejores.

Definitivamente no. En los últimos años se ha hecho tendencia el uso de productos “100% naturales”, pero no todos los ingredientes que se utilizan para crear las fórmulas, aunque sean naturales, no son seguros para la piel. Nosotros creemos que no todo lo natural es bueno, ni todo lo que viene de la ciencia es malo, es por eso que buscamos la perfecta combinación de ambos mundos para crear las mejores fórmulas y a través de la biotecnología maximizamos beneficios de ciertos ingredientes para potencializar los resultados en tu piel. (wink, wink)

 

Así como estos mitos, hay muchísimos más que, en algunos casos, nos han engañado y nos han hecho probar un incontable número de remedios o de creencias para alcanzar lo que a la industria le gusta llamar “piel perfecta”.

 

Recuerda que tu piel ya es perfecta como es, pero siempre puede mejorar con un cuidado especial. Por eso es importante que conozcas las necesidades de tu piel, los productos y las formulaciones que utilizas y, sobre todo, tener una fuente de información confiable para que tu piel no pase malos ratos y pueda recibir el cuidado que se merece.

Buscar